Alma Lojana

Pues la canción “Alma Lojana”, si que lo dice muy bien .. “a orillas del zamora como te añora mi corazón” .. pues definitivamente la tristeza por la añoranza de la tierra lejana no es para menos, ya que el autor podemos decir que le ha encantado Loja, es una tierra de verdad muy bonita, la arquitectura, los diferentes paisajes, pero lo principal – la gente – vaya que hospitalidad, que amables que se han portado, la sonrisa siempre en los labios y prestos a cada instante a solventar las dudas que turistas propios y extraños llevamos.

Otra frase muy común es aquella “si no conoces Loja, pues no conoces el Ecuador” y es la que me retumbaba en la cabeza en los preparativos del viaje y durante los días previos que estando en Loja no la conocía ya que las actividades del COLAEIQ, pues no daban espacio para mucho turismo que se diga, pero esa realidad cambió hoy, ya que luego de mi charla de medio día y un agradable almuerzo con los colegas, la tarde se portó muy amigable y junto con Domingo y Rosa, a caminar por Loja se ha dicho.

Nuestro hotelito por decir lo menos, se encuentra subiendo a una cuadra de la av. Zoilo Rodriguez en el lado este de la ciudad, un barrio por demás peculiar ya que en el los alrededores del hotel tienes el “Registro de la Propiedad” y su habitual movimiento de personas que van y vienen y una serie de tiendas y locales en donde encuentras una variedad de cosas, dichos locales fueron descubiertos por el autor ya que la provisión de buenos cigarros diariamente debía ser repuesta.

La zapateada empezó en el lobby del hotel, donde María Verónica con una gentil sonrisa me obsequió un mapa de la ciudad y con trazos sobre el papel supo indicarme donde “estoy ahora” y donde “voy a ir” .. la sugerencia inmediata fue caminar .. y bien lo dijo un conocido del congreso “Loja es tan pequeño”, que se la puede conocer fácil caminando, pues pequeña para caminarla y conocerla, sí, pero que gran ciudad es.

Bajamos las cuadras y en breve te encuentras con la avenida que tiene dos nombres, uno al lado este (Av. Orillas del Zamora) y otro al lado oeste (Av. Emiliano Ortega), la misma que si la sigues en sentido sur-este te conduce al estadio de fútbol, pero si la sigues en sentido nor-oeste te lleva a una de las cosas mas fotografiadas de lo Loja, me estoy refiriendo a “La puerta de la Ciudad”, vaya cosa bonita que han hecho los lojanos, no es una construcción colonial, pero si caminas sobre el puente del río Malacatos junto a un recuerdo del Quijote de la Mancha te encuentras con la que yo creo si es la puerta original de la ciudad ya que evoca la fecha de fundación española y por su construcción sencilla si que da la idea de aquellas épocas, es digno de rescatar que debes hacer fotos de la puerta de la ciudad y su increíble enredadera de hiedra que la abraza, colocarte a los pies de la estatua que evoca que desde Loja partió la aventura de la conquista de “El Dorado” y subir al campanario y tomar un café con humita o tamal en su interior y desde lo alto hacer mas fotos de los cuatro puntos cardinales de Loja, pero eso si ten cuidado, que la campana repica cada 15 minutos y el sonido te puede asustar.

Una de las felicidades y asombros de Rosa al caminar por la calle Bolívar en sentido sur (es decir entrando al centro de la ciudad), fue la cantidad de locales comerciales que venden lápidas mortuarias, te puedes encontrar fácil tres locales en la misma cuadra, todo un récord de verdad, pero seguíamos caminando buscando software para el ordenador de Domingo y en un abrir y cerrar de ojos nos encontramos con la Plaza Central en la cual resalta por su pequeño tamaño en relación a los edificios que le acompañan La Catedral, fotos por aquí fotos por allá y luego de la explicación de que cada capital de provincia en el parque central siempre encontrarás: La gobernación, la alcaldía y el poder eclesiático, acompañados de un buen café cortado, un batido de frutas con leche y un jugo de naranja, la aventura seguía ya que configurábamos los móvil con el “chip ecuatoriano” que Domingo minutos antes había adquirido y con el buen humor que le caracteriza y define me explicaba como la gente de apple te resta libertad con el tema del firmware, vaya que sus lecciones fueron todo un dejavú en temas de software libre, teléfonos liberados las bandas y demás.

De forma increíble, el mapa que nos dieron en el hotelito ya no era de utilidad, debido a que Rosa aprovechó el tiempo que Domingo y el autor invertíamos en el COLAEIQ, en recorrer la ciudad y teníamos una guía turística ideal, nos indicaba fijate aquello que lo otro, y así fuimos descubriendo las bondades que el centro de Loja nos brindaba, la plaza de Santo Domingo y su iglesia pronto se nos presentó y las cúpulas de su atrio, las cuales son visibles desde los pisos altos del hotelito, se nos presentaron, la visita interna a la iglesia debía seguir y la osadía del autor permitió que mis buenos amigos españoles encontraran un punto de coincidencia al respecto de la práctica de la religión católica apostólica romana, ya que nos podrán ver a los tres en una iglesia y escuchando misa en un matrimonio, un bautizo o un funeral. La caminata continuaba y luego de descubrir con el asombro de Domingo como el black market funciona a la perfección en los países del tercer mundo y de saber de las bondades de una dependiente de nacionalidad del norte de esta bella sudamérica y como unos 10 catálogos de software crakeado cada uno de 50 páginas al menos, las risas y buen ambiente se hacían presentes lo cual fue un preámbulo para llegar a la plaza que mas me gusto de Loja.

San Sebastián o la Plaza de la Independencia, como se lee en la placa que adorna la esquina sur-este de la casa que tiene contigua a su lado derecho, la iglesia si que es muy sobria y el techo de la misma es toda una obra de arte, de verdad que el interior del templo es fiel reflejo de lo que tus ojos ven por fuera,la plaza es grande y en su centro te presenta un obelisco que a los ojos del autor me gustó en demasía ya que los recuerdos volaron inmediatamente a Barcelona, París y Sao Paulo y la arquitectura que rodea la plaza es el complemento ideal para acariciar la vista del mas exigente de los arquitectos, todo en un conjunto urbanístico que evoca la vieja Zaruma con un bello toque de árboles centenarios en flor y que decir caminando una cuadra mas al sur por sobre la calle Bolívar, te encuentras en la misma esquina con tres detallitos que te ofrece esta ciudad, a saber, el pasaje Lourdes, el Centro Cultural y unas mamparas de madera que cubren de manera muy sobria las ventanas posteriores del convento de San Sebastián y todo eso en un conjunto de casas aledañas con un diseño por demás sencillo pero que en su conjunto hacen un cuadro en tres dimensiones digno de ser vivido.

Al releer las líneas finales del párrafo anterior, no puedo dejar pasar, una frase que unos lugareños de Loja supieron decir en voz alta cuando pasaban a mi lado, y viéndome hacer fotos todo emocionado de La Puerta de la Ciudad, pronunciaron en su charla de caminata: “no se que le ven a esa puerta, no es la gran cosa, será que yo la he visto tantas veces que ya no me llama la atención” dijo el regordete que pasó por la izquierda, a lo cual el flaco que le acompañaba respondió “pues fíjate que debemos valorar lo que tenemos, así como lo hacen ellos”, pues una digna respuesta a un argumento por demás pequeño y fuera de contexto definitivamente, y de verdad que es claro ya que cuando estas dentro del bosque que difícil es ver su hermosura, debes salir de él, compararlo y solo así podrás decir “que hermoso es mi querido y amado Ecuador”, lo gracioso es que para muchos ni con el ejercicio propuesto, lograrán siquiera vivir un poco del país que nos dio la vida y seguirán sacándole la madre, que pena en realidad, espero que tu mi querido amigo que tuviste el corazón de detenerte e invertir tu valioso tiempo en estas lineas logres mirar mas allá de las paredes y en un ejercicio de fe, ver lo hermoso del bosque desde dentro.

No podíamos dejar de admirar nuevamente San Sebastián pero esta vez desde la calle Bernardo Valdivieso, ya que nos habíamos olvidado de San Francisco y en su busca seguíamos, pero esta calle nos brindó la emoción de poder vivir la visión inversa de lo ya visitado y en esas cuadras descubrimos el Museo de la Música, la entrada al mismo muy sobria de verdad pero su plaza central y los zaguanes todos decorados con fotos de antaño son espectaculares y descubres en sus pies de foto nombres de autores, compositores y músicos que han hecho vibrar a mas de uno con su música, aquellos hermosos vals, pasillos y tonadas que de niño criticaba a mi padre las escuchaba y de adolescente las cante junto con Alcides en su hacienda, revivieron momentos únicos en la vida del autor, no es de gana que dicen que en Loja nace una buena parte de la real música ecuatoriana y que nos define como personas raras ya que nos alegramos con canciones tristes.

San Francisco te recibe todo soberbio con el estatua de Alonso de Mercadillo sobre su caballo el cual levanta todo gallardo su extremidad delantera izquierda haciéndote saber de dicha forma que el personaje que lo monta participó de batallas pero que no murió en ellas, sino que la fría le sorprendió fuera; la iluminación interna de la iglesia es muy distinta a las anteriores dejándote con el sentimiento de quedarte dentro, pero un autor de mal gusto colocó en una de las alas secundarias de la nave sobre un altar religioso una leyenda usando para el efecto luces fluorescentes de neón lilas … jajaja .. vaya que mi Ecuador es todo un país de contrastes y en este caso bastante fuerte, detalle que a los ojos de mis compañeros de caminata no podía escapar, en fin, la placa al pie del fundador de Loja, Zaruma y Zamora me dejó ver que en el viejo continente nuestra querida Loja tiene su homóloga y que sus bellas mujeres comparten el mismo mito urbano.

Las sugerencias de nuestra guía se terminaban y me permitieron decidir el siguiente y último punto de nuestro periplo por Loja, caminamos por la calle Imbabura en sentido oeste y llegamos a la Av. Manuel Agustín Aguirre, en la cual Domingo fascinado por lo económicos y abundantes que son los taxis en las capitales de provincia de nuestro querido país, ya que toda carrera interna apenas cuesta un dólar, nos invitó a abordar la nave y rumbo al mirador e iglesia El Pedestal se ha dicho, en menos de dos minutos estuvimos allí y vaya que se ve bonito desde arriba, la iglesia casi pasa por desapercibida frente al espectáculo de ver la ciudad, sus montañas aledañas y el atardecer nos brindó un arco iris de 180º perfecto en su totalidad y en su definición de colores, espectáculo natural que es raro verlo así en sus características expuestas, no falto la foto grupal con el fondo de la ciudad a nuestros pies, lo simpático del paisaje y las caras de asombrados de los vecinos del barrio al vernos en aquel ambiente de camaradería única.

Nuevamente en taxi, 5 minutos en el hotelito, y comprobamos que el clima de Loja nos dio una tregua y nos facilitó nuestra visita al centro de la ciudad, ya que la llovizna se hizo otra vez presente, una caliente taza de té muy aromático nos acompañó en el lobby y mientras seguíamos conversando al respecto de lo vivido y de los planes de cada uno para la tarde noche y el día de mañana, nos despedimos.

!! Gracias Domingo y Rosa por vuestra compañía y amistad !!, mis recuerdos muy sentidos  para vosotros.

Ya en la habitación 702 que ha sido mi refugio estos días empiezo a escribir … y la idea de como empezar va tomando cuerpo …. Como todo buen “chagra”, no había conocido Loja, y la razón fundamental era que soportar 18 horas de viaje en bus no iban conmigo … grosso error, pero ya he empezado a solucionarlo, mañana me espera el Jardín Botánico y Podocarpus …. “A orillas del Zamora, de verdes saucedales” …

About these ads

3 pensamientos en “Alma Lojana

  1. Hola, mi estimado Pablo, solo queria agradecerle por tan bonitas palabras de mi ciudad, por lo que veo la impresion que se han llevado ha sido grande y eso nos llena de mucha satisfaccion y orgullo a todos los lojanos y lojanas.

    Nos encanta que vengan a visitar Loja, y sobre todo a la gente de la UTPL, y que nos sentimos felices de poder atenderlos cuando estan de visita.

    Saludos

  2. Me ha gustado encontrar este blog y sus letras acerca de esta ciudad en donde reposan mis afectos: Loja.
    Saludos cordiales y gracias por escribir tan bien.
    Ana.

  3. Excelente amigo, felicidades, y es cierto hay o habemos personas que no valoramos lo nuestro. Y que bueno que te haya gustado, eso demuestra que eres un tipo que enrriquece su cultura. Felicidades. at. Eduardo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s